Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Ir abajo

Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Jue Jun 07, 2012 10:47 pm

Se hacía llamar hospital de enseñanza, aunque lo menos que menos hacía Baelish era enseñar a sus residentes. Se divertía torturándolos como lo habían hecho con él en su primer año, los mandaba a hacer rectales antes de desayunar si es que habían errado en un diagnóstico, se pasaban la semana entera llevando y trayendo pruebas de laboratorio cuando llegaban tarde a las rondas, y demás cosas por el estilo que eran acostumbradas por los médicos. Costumbres del hospital que ya no eran novedad sino parte de una gloriosa novatada.

Pero esta vez no estaba en su ambiente de trabajo haciendo lo que tanto le gustaba. El jefe lo había elegido para visitar en la universidad a algunos de los residentes de último año, no por su buena conducta, por el contrario, Rickard estaba cumpliendo su segunda semana de castigo fuera de los quirófanos y al parecer este era su castigo.
Llevaba metido en una oficina del colegio casi toda la mañana, el sofá de cuero le estaba dando un calor tremendo sin mencionar la incomodidad cada vez que se movía y este rechinaba.
Miro su reloj. La una menos quince. Éste sería su último encuentro del día.
¡Que bien, por que ya me muero de hambre! pensó mirando por el ventanal de la oficina donde entraba una gran cantidad de luz. A fuera los aun alumnos se disponían a regresar a sus casas tras un día de clases. Benditos ellos que aun pueden holgazanear. Esperen a que ingresen a su primera año, a las desveladas por cubrir el turno nocturno, al tener sangre de verdad en sus manos y no la coagulada con la que juegan aquí.

La puerta se abrió interrumpiendo sus pensamientos. Era la última persona del día. Escogidos por el rector del colegio como los alumnos sobresalientes del programa, los primeros para entrar en la residencia y la labor de Rickard era resolver sus dudas, hablarles del programa, las especialidad y demás. Claro que había una gran diferencia entre lo que se suponía debía hacer y lo que realmente estaba llevando a cabo.

Bien. Pues pasa, es tu escuela. Siente la en libertad de tomar asiento - él se mantuvo de pie recargando la espalda en uno de los libreros a su alrededor. No tenía la más mínima intensión de volver a sentarse en tan incomoda silla.
Y bueno, ¿Cómo te llamas? - aunque tenía una lista con los datos, no quiso leerla al ser ella la última alumna que vería. ¿Qué podía tener de relevante?.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Cameron Brekenridge el Vie Jun 08, 2012 12:14 am

Cameron se había levantado ese día 20 minutos después de la hora en que se suponía tenía su primer clase, ya no estaban haciendo mucho en la universidad pero aún así tenía que estar a tiempo pues a esa hora recibirían indicaciones sobre la visita de personas de diferentes hospitales de todo el país quienes tenían por tarea ofrecerles un lugar entre sus filas. No sabía aún cuál sería la táctica para convencerlos, ni tenía idea de qué lugar elegiría para sí, tenía una sola cosa clara: no iría a Norwood.
Cameron conocía de sobra ese hospital (o eso creía) y aunque sabía que era un excelente lugar que garantizaba un buen nivel de enseñanza para sus internos y residentes, no quería estar en el mismo hospital donde su madre trabajaba, no necesitaba que nadie estuviera siguiendo cada paso que daba y reprendiéndola de una manera más que profesional por lo que hiciera, amaba a su madre pero quería abrirse paso por sí misma y sin la presión de tener que dejar una buena impresión en ella, por esa razón Norwood definitivamente no era su lugar.

Llegó a las 11:42 a.m. al colegio, las entrevistas comenzaban a las 8:00 en punto, y tomando en cuenta que cada una duraba aproximadamente una hora, ya se había perdido 3 de ellas.

-Pero bueno, ¿qué importa? Aún hay lugares y otros hospitales.- le comentó despreocupada a Kathleen, su amiga, quien hizo un gesto de exasperación.

Cameron no era lo que se podía decir una persona "responsable" pero gracias seguramente al talento heredado de su madre le iba bien en la mayoría de materias, excepto en aquéllas donde los profesores exigían no solo un talento natural para aprobar sino también una dedicación y entrega absoluta.

12:00 en punto, se apresuró al salón que tocaba para reunirse con un "reclutador" como a ella le gustaba llamarles a quienes estaban encargados de hacer la promoción de sus hospitales.
La reunión transcurrió sin mayores sobresaltos, ofertas sobre grandezas médicas como residentes y cirujanos de base entre sus médicos, oportunidades de empleo en el mismo lugar después de terminar sus años de residente, excelentes instalaciones y equipo de primera, entre otras cosas. Cuando la doctora del hospital de San Francisco terminó su monótono discurso Cameron extendió su mano y le agradeció la oferta, asegurando que consideraría con toda seriedad su hospital, después de eso salió casi corriendo de la habitación pues estaba cansada del tono de voz y cara de la ya bastante mayor doctora.
Una vez fuera vio el itinerario que les habían entregado con el orden de las presentaciones de cada hospital y al leer el nombre de "Norwood" decidió que tendría otra hora libre. Cambió de dirección y se dirigió al amplio patio de la escuela cuando de pronto se le ocurrió que tal vez la representante de Norwood podría ser la Doctora Emma J. Gschemeusser, amiga muy cercana de su mamá y obviamente también suya, así que volvió a girar casi a final del pasillo y fué al encuentro de Emma.

Divisó la puerta de la habitación en turno y en el mismo impulso de su caminata entró abruptamente, sin haber tocado antes.

-Bien. Pues pasa, es tu escuela. Siente la libertad de tomar asiento - escuchó de una voz un tanto áspera pero que intentaba ser educado. Se sorprendió, pues se había convencido de que vería a su amiga, pero conservó esa sonrisa radiante y mirada traviesa que le caracterizaba.
-Yo... esperaba ver a otra persona- dijo. Cameron creía que conocía a todos quienes trabajaban en el hospital Norwood, pues pasaba gran parte de su tiempo en ese lugar, pero evidentemente estaba equivocada. El -no tan joven- hombre que se encontró en esa oficina no le parecía para nada familiar. No recordaba haberlo visto antes. Era alto, de piel blanca pero cabello de un color chocolate y ojos del mismo tono. No se veía precisamente amigable, pero Cameron estaba acostumbrada a tratar con todo tipo de gente y no tenía ningún problema en adaptarse a las distintas personalidades de sus conocidos y amigos.
-Y bueno, ¿Cómo te llamas?- agregó su interlocutor. Cameron seguía sonriendo y con esa expresión tan despreocupada de siempre le contestó -Soy Cameron- hizo una pausa, no muy segura sobre si mencionar su apellido -Brekenridge- agregó por fin, recordando que la anterior entrevistadora tenía una lista con sus datos, por lo que concluyó que lo dijera o no, el tipo delante de ella sabría su nombre y más.
-Y supongo que ya no puedo huir. Te escucho- mantuvo la sonrisa en su rostro y tomó asiento, no muy convencida.







avatar
Cameron Brekenridge
Internos
Internos

Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Vie Jun 08, 2012 4:33 pm

Introdujo sus manos a sus bolsillos observando a la recién llegada. La miro sonreír y él solo levanto sus cejas en respuesta a su primer comentario. Por esa risita seguro esperas al conejo de Pascua pensó sin mover sus labios para ejecutar respuesta ¿Por qué todo mundo sonríe como si les contarán un chiste? No era un amargado, pero la gente a veces abusaba del querer parecer lindo y causar una buena impresión, eso fue lo que pensó en primera instancia y con base en sus otras experiencias con los jóvenes del colegio, no sabía si la chica era así de amigable o su afán por parecer linda, como sea le dio igual.

Cameron Brekenridge puedes huir si quieres me harías un favor al liberarme. Eres la última estudiante a la que voy a ver en este día y sinceramente estoy cansado de dar el mismo discurso - eso no era lo que se esperaba que dijera. No era su culpa, sino del jefe del hospital que se digno en enviarlo, no es que fuera el interno más conocido pero al menos una referencia debía tener de su mal genio y su particular forma de tratar a las personas. Si ninguno de estos chiquillos lograba colocarse como interno entonces sería solo la culpa de él y no de Rickard.
Como sea. Soy Rickard Baelish, residente en Norwood - ella había sido la única en externar la espera de otra persona, los demás se habían limitado a sonreír y no preguntarse si era cirujano, enfermero o un simple chico de la cafetería.
Seguramente esperabas a un cirujano - encogió sus hombros chasqueando la lengua - Normalmente el único que tiene tiempo de hacer esto es el jefe del hospital, ningún cirujano quiere salir del quirófano para venir aquí y ofrecer un bonito discurso, ya lo comprenderás cuando realmente ejerzas y dejes tus libros de lado. Por ahora tendrás que conformarte con mi presencia.

Se acerco al escritorio para por primera vez tomar su expediente. En silencio lo hojeo leyendo de prisa entre las líneas que describían el perfil y trayectoria escolar de Cameron, algo destacable debía haber aquí después de las buenas notas, la conducta impecable y una que otra pequeña falta de compromiso. Aquí desmenuzaban a los estudiantes de pies a cabeza, al castaño le seguía sorprendiendo como a pesar de su historial lo habían aceptado.
Norwood como todos es un hospital de enseñanza, se espera que los pocos que entren permanezcan como cirujanos posteriormente, aunque claro, no todos lo logran. El equipo es bueno como en todos los otros que seguro haz visto, seríamos un dispensario cualquiera si no fuera así... - entre hoja y hoja el chico encontró el detalle que buscaba.
Levantó la vista con una sonrisa irónica en los labios. Qué tenemos aquí, a la niñita de mamá pensó con ganas de cargarle la mano otorgándole un apodo con referencia a su herencia, pero era muy pronto y tampoco era estúpido para hacerse un problema de gratis.

¿Qué esperas de un hospital? Digo, todos vienen aquí a presentarte la mejor cara, pero no te dicen que en tu primer año puedes tener al residente más pesado o más estúpido de su programa. Nunca te preguntan que es lo que tu quieres. Y yo tengo mucha curiosidad por saber que podría interesarte de Norwood... o no interesarte - se encogió de hombros recargándose en el escritorio esperando su respuesta.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Cameron Brekenridge el Vie Jun 08, 2012 5:01 pm

La postura de su entrevistador la sorprendió, normalmente quienes se encargaban de hacer ese tipo de trabajo eran más que amables con los estudiantes o tenían al menos un carisma especial para tratar a las personas.
No pudo evitar reírse cuando escuchó la parte donde el joven preguntaba su interés por Norwood, era lo más alejado a la verdad que podía estar.

-¿Cuántas personas han aceptado estar en Norwood hoy?- le dijo. -Tu sinceridad podría espantarlos, espero ser la única a quien le hayas hablado sobre el monstruo con el que pueden llegar a toparse como residente... Aunque claro, eso es igual en todas partes- esperó a ver su reacción, no pensó que fuera a importarle realmente, pues él no parecía para nada emocionado con la idea de tener que estar haciendo ese tipo de trabajo.

Ya que no estaba realmente interesada en obtener un lugar en ese hospital decidió cambiar el rumbo de la charla. -¿Qué fue lo que hiciste para que te enviaran a tí aquí?- sonaba bastante curiosa y divertida, la forma en que había mencionado "a tí" dejaba ver que le parecía raro que enviaran a alguien con su caracter. -¿Cuál es tu nombre? No te he visto antes por el hospital- soltó.







avatar
Cameron Brekenridge
Internos
Internos

Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Vie Jun 08, 2012 7:56 pm

Disculpa ¿Quién es el entrevistador y quien el entrevistado? - levantó una de sus cejas adoptando una nueva postura: brazos cruzados. Estaba bien que él no tenía ni pizca de ánimo para hacerla del buen entrevistador, capaz de vender hasta a un perro la entrada a Norwood, pero eso no le importaba al menos estaba siendo sincero contrario al resto.
¿Qué te gustaría escuchar? La mayoría viene aquí y te endulzan el oído acerca de como será tu vida. Yo trato de ser sincero. Si he roto tu burbuja y herí tus sentimientos, no me arrepiento - al lado de donde ella se sentó había una silla extra que él ocupo. No era para nada acolchonada como la designada para quien fuera la persona que ocupaba esta oficina, pero le parecía mucho más cómoda.

Ninguno de los que he visto acepto, no los culpo ni lo considero una derrota. Compararán con otros hospitales y escogerán el más sencillo - encogió sus hombros recargándose totalmente en el respaldo de la silla. Así le parecía mejor, aquellos menos competitivos y que esperaban ser tratados con cuidado se irían a dar lata a otro hospital, uno donde no estuviera él Tú puedes hacer lo mismo, escoger un hospital más sencillo. Todo depende de tus capacidades - sonrió siendo sarcástico, quizás no ponía empeño en hacer que los nuevos escogieran Norwood, pero también conocía el método para presionarlos y hacer que pensarán en el hospital como un reto.

Soy Rickard pero la gran mayoría simplemente me llama por mi apellido. Baelish - estaba en eso de presentarse, tratando de no centrarse en preguntar ¿No escoges el hospital por tu madre? pero si ella lo sacaba a colación... no podía lucha contra la corriente de la curiosidad.
Supongo que vas muy seguido por allá. Algunos de los estudiantes lo hacen pero tu vas por una razón muy especial. No me sorprendería que me dijeras que los otros hospitales te han hecho ofertas más tentadoras para que estudies allá - primero ganarse a la hija y luego a la madre pensó Rickard. Ahora comprendo por que hay tanto interés en que te quedes en Norwood, no solo ganan una nueva estudiante, sino que garantizan la estancia de una cirujana - si la chica estudiaba ahí seguramente su madre se quedaría y sino, tal vez la perderían.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Cameron Brekenridge el Vie Jun 08, 2012 9:29 pm

No le fue de mucho agrado lo que Rickard acababa de decir, si había algo que a Cameron no le gustaba es que hicieran ese tipo de señalamientos sobre ella por ser hija de quien era. La joven a pesar de ser un poco descuidada anhelaba llegar a tener un lugar en el mundo de la medicina y ser reconocida por sus propios méritos, además de eso, lo que él había planteado ella no lo había pensado. Tenía lógica: las ofertas que recibía eran con la esperanza de conseguir sumar a su madre también.
Le dirigió un gesto que delataba su molestia, el primero durante todo lo que llevaban hablando. Era difícil hacerla enfandar.


-Que interesante doctor Baelish, estoy segura que a mi madre le parecerá bastante curiosa también la opinión que usted tiene sobre ella. Que piense que no es lo suficientemente profesional como para permanecer en Norwood aunque yo no lo estuviera...- no pudo sostener por mucho tiempo su papel de indignada, pues la cara de él tras escuchar sus palabras le pareció mucho más que graciosa. Era obvio que nadie quería echarse encima la molestia de un superior, aunque ella sabía de sobra que su madre no era del tipo que tomaba partido personal en contra de nadie.

-Espabila, hombre. Estoy bromeando- le dedicó una sonrisa. -Bien doctor, fue agradable conocerlo, pero creo que no hay mucho que discutir. Norwood no es para mí- no se levantó inmediatamente pues tenía curiosidad de saber si el trataría de convencerla para "asegurar el lugar de su madre" en el hospital (como el creía) y ganarse así el aprecio del director del hospital.







avatar
Cameron Brekenridge
Internos
Internos

Edad : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Sáb Jun 09, 2012 3:25 pm

Se le quedo mirando con una ceja arriba. Y se llamó estúpido por haber dejado que un comentario así se le saliera. Era de esperarse que la niña correría a contarle el chisme a su madre. Aunque pensándolo bien, Analeigh Brekenridge estaba en psiquiatría ¿Qué podía hacer ella contra un residente como Rickard que estaba en neurología? El superior del castaño era el tipo más neutro de todo el hospital, se andaba entre arcoiris y unicornios con su ideal de erradicar todo tipo de enfermedades del mundo, no le negaría una cirugía por nada.

Aun así se destenso cuando ella le aclaró que era una simple broma, él en respuesta le torció la mirada. Eres toda una cómica verdad. Aun así he de informarte que mi área es la neurología y aunque la de tu madre tiene una gran relación, me afectará en lo más mínimo - Cameron no quería entrar a Norwood y a Rickard le daba exactamente igual, una niña menos con la cual lidiar. Aunque por dentro algo le picaba, creía que ella lo decía solo de dientes para afuera. Esperaba realmente que su teoría fuera cierta pues con lo que iba a decirle quería darle un empujón.
Estamos en lo correcto - se levantó para ir a abrirle la puerta - Si no vas a poder con la reputación de tu madre Norwood no es para ti, por que es eso ¿no? No querer ser nombrada como "la hija de..". Bien, creo que es justa tu decisión. Soy residente y lo que menos quiero es tener a una niña mimada entre mis filas - se quedo sosteniendo la puerta y mirando a la castaña aun sentada.
Dale mis saludos a tu madre. Será un honor tenerte de visita en el hospital, no dudes en buscarme para que me cuentes como te va en tu otra opción. Siempre es bueno comparar los programas - le hizo un guiño para completar su teatral comentario


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Don't talk to strangers who smile - Cameron -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.