Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Biänca E. Mierzwiak el Miér Jun 13, 2012 8:39 pm

Asintió con la cabeza y sonrió –Está bien, te creo que podía pasar como la chica del exorcista –rió sonoramente –Bueno espero no tener que vomitar nunca más –sonrió de medio lado antes de formar una mueca de asco. Aplastó su cabeza en la almohada pues a pesar de no estar cansada, si cuerpo le pedía a gritos que no se moviera demasiado.

Bueno, está bien, por lo menos los internos no están haciendo de las suyas ni causando problemas y eso te lo agradezco bastante –comentó sin siquiera verlo. Pronto comenzaba ha presentarse su típica frialdad y sequedad a la hora de hablar, lo cual significaba que se sentía mucho mejor que antes. Respiró con calma y rió un poco ante sus comentarios, realmente no recordaría si había dicho algo o no inapropiado pero lo prefería así, si se humilló frente a más personas entonces sería una bendición no recordar nada. Si dijo algo importante, podría hacer como si no lo hubiera sido, bastante sencillo. No tenía por que preocuparse –No creo entonces que haya sido algo importante–se encogió de hombros dejando la conversación en el pasado.

Entonces no quiso decir nada más aunque él siguiera hablando. No respondió a la frase que él pronunció, no había nada que decir –Gracias Rickard, ya te puedes ir –soltó fríamente –gracias por ayudarme pero no pienso seguir robándote tiempo, se que tienes cosas importantes que hacer…Por ejemplo ir a casa –le dirigió una mirada que terminaba significando nada. Había él estado desde la mañana con ella, esperando a que se recuperara, y esa era la forma de pagarle.

Biänca no sabía como ser una buena persona, y tomaba de los demás pero no regresaba nada a cambio. Se enseñó a hacerlo no mucho tiempo atrás. Le servía de barrera contra el mundo. Y si por eso se ganaba enemigo, mejor por ella –no necesito –comenzó a decir pero enseguida calló –Por que no sé a quien estamos engañando, ni tú ni yo nos llevaremos bien, hay momentos en los cuales, por arte del destino nos soportamos, pero cada uno está tan jodido en su propia manera que… -cerró la boca y volvió la mirada al frente. No tenía ni la más mínima idea de que era lo que estaba saliendo de sus labios, pues eso no era lo que quería decirle. No quería aquello para ella. Era simple verborrea que llevaría a nada, sólo haría las cosas más grandes.



I've been breaking my back with the weight of your heart
All the words are gonna bleed from me
avatar
Biänca E. Mierzwiak
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Miér Jun 13, 2012 9:26 pm

Permanecía sentado mirándose los pies y bebiendo su café muy cómodo. Escuchaba y asentía como solía hacerlo la mayoría de las ocasiones que ella le hablaba, no había nada que agradecer, en verdad que no debía por que él lo había hecho... "Gracias Rickard, ya te puedes ir" no volteó a mirarla pero sus ojos se entrecerraron al escuchar, al escucharlo todo.
No era así, no es que algunos días estuvieran de buenas y otros fueran unos cabrones el uno con el otro, era simplemente que cada vez que se acercaban, que sentían esa comodidad de estar juntos, alguno de los dos debía de poner la piedra en el camino para impedir esa felicidad. Ahora era el turno de Biänca, pero como siempre Baelish la secundaba.
Dejó que terminara de hablar, él no se movió hasta que ella le escupió casi en la cara sus atenciones, solo entonces le expreso:

¿Crees que te he ayudado de gratis? - se burlaba, riéndose evitando soltar la carcajada He pasado un día de cirugías perdidas, haciéndome cargo de internos que no son míos y encima aguándote a ti con todos tus maravillosos malestares, y crees que lo hice por que soy buena persona - se levantó de su lugar para sentarse en el borde de la cama para mirarla. Esa sonrisa de satisfacción hace mucho que no la mostraba, se sentía ansioso por decir lo que tenía en mente por sacar sus verdaderos sentimientos. Estaba a punto de poner la cereza en el pastel y cómo se iba a divertir en el proceso.
Salde una cuenta contigo eso es todo, lo que paso en la cirugía, lo que sucedió en aquella sala lo termine con el favor que acabo de hacerte. Ahora podrás dejarte de la idiotez de creer que voy a hacerte algo, de esa paranoia en la que pareces vivir cada que me acerco a ti, por que si en verdad quisiera hacerte algo - parpadeo lento, pensando sus palabras, debían de ser exactas y certeras Si algún día deseara hacerte algo, me basta con... - su tono de voz fue bajando dejando que el silencio pusiera un toque de incertidumbre. Dudo llevando uno de sus dedos a sus labios fingiendo meditar y solo después de jugar un par de segundos con la situación se inclino un poco para hablarle en el mismo tono - Con algo como inyectar un poco más de morfina en tu suero. Tal vez pagar para que tu comida lleve un ingrediente extra, ya sabes - le hizo un guiño.

Se levantó solo para tirar el vaso del café a la basura y sacudirse los pantalones.
Así que ahora estamos a mano, no hay recriminaciones ni más estúpidas y falsas disculpas que pedir - recargo una de sus manos en el borde de la cama observándola, quería disfrutar de esa sensación No te imaginas la divertida que me doy ahora, verte aquí tirada en una cama rumiando tu coraje y sin poder levantarte para defenderte. O puedes hacerlo - la animo sonriendo un poco más La herida no tiene mucho, podemos hacer una fiesta aquí con unos cuantos puntos sueltos - era irracional al hablar, estaba cegado por su coraje sacando los peores pensamientos, aquellos en los que solo pensaba cuando estaba realmente molesto pero que sabía podía hacer en un arrebato y eso era lo que le daba un poco de miedo, que alguna vez sus amenazas se cumplieran.
Por cierto, quiero mi bata limpia para mañana. Ese fue un bonus, pero no pienso ponérmela tal cual esta - ahí se pudo haber retirado siendo triunfal, pero quería llevarla aun más. Extrapolar la situación y ver hasta dónde ella aguantaba.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Biänca E. Mierzwiak el Miér Jun 13, 2012 10:12 pm

Todo lo que había dicho había estado guardado muy en el fondo de su alma, era el lado complicado de Bänca, el cual guardaba todas las cosas estúpidas que le afectaban bajo llave y de vez en cuando terminaba explotando en la cara de la persona que menos se lo merecía. En palabras que no tenían sentido alguno. Cogió aire arrepintiéndose un poco por su comportamiento. Sin embargo, no del todo. Él había sido también causante de muchas cosas, muchos sentimientos reprimidos, y de alguna forma merecía saber y sentir lo que ella. Aunque eso la volviera una mala persona.

Nunca te lo pedí –respondió con impudicia –No es mi maldita culpa que hayas dejado todo eso por qué preferiste venir a ayudarme –levantó las manos y movió los dedos simulando comillas. Entonces rodeó los ojos al seguir escuchando su voz –Por favor ¿Crees que estoy asustada por la vez de la cirugía? ¿Crees eso a caso? No tenías que saldar ninguna cuenta conmigo –respondió. Asintió con la cabeza lentamente después de escuchar la última frase del moreno. Sintió unas punzadas de dolor en la boca del estómago, las cuales sabía muy bien no tenían nada que ver con la cirugía ni los medicamentos que se le estaban aplicando.

¿Y por qué no lo haces ahora? –preguntó sin la más mínima presencia de miedo en su voz, no temblaba ni estaba asustada por las palabras que él pronunciaba –Sabes que puedes hacer lo que se te de la gana en estos momentos Baelish, realmente me da igual si me matas o no –aquella frase se escuchó más retorcida, pero prefirió soltarla de una vez sin pensarlo siquiera –Estoy segura que te mueres por hacerlo, y yo te estoy dando la oportunidad, así que no la desaproveches –era casi gracioso lo poco que valoraba su vida. A diferencia de los demás médicos en el hospital ella no sentía que su vida valiera demasiado, solían ser egocéntricos y creerse unos dioses por que realmente eran lo más parecido a uno. Pero ella no sentía lo mismo, no al menos de si misma –Por qué dices que si lo desearas, pero lo has estado pensando ¿no? Entonces no sé que te detiene para que lo hagas, por que la aprobación de alguien no necesitas, tal vez temes perder tu carrera pero nadie podría enterarse si sabes como hacerlo –se encogió de hombros y clavó su mirada en los ojos del moreno.

No estamos a mano –respondió después de él –No necesitabas pagarme nada, ni ayer ni nunca –siguió hablando haciendo caos omiso a las palabras de él –Tal vez no quiero defenderme, digo…te he dado ya el permiso de hacer lo que quieras, matarme lo que quieras ¿Para qué querría levantarme a defenderme? –Si no dejaba de hablar de esa manera terminaría encerrada en psiquiatría por el resto de su vida, por que una persona dentro de sí no pensaba de esa manera. Pero no le importaba –A la orden mi capitán –respondió con sarcasmo –Tú puedes lavar tu propia ropa, yo no pregunté por una bata para cubrirme así qué no tengo nada que ver en que tan limpia o sucia se encuentra –mantuvo la mirada en el rostro de Baelish. Agradecía que fuera ya tarde y no hubiera enfermeras rondando por ahí como por las mañanas. No quería entrometer a nadie más en sus problemas. Él no se encontraba de la mejor manera y sería mejor que nadie más llegara y pudiera empeorar las cosas. Tal vez no valoraba demasiado su vida pero si la de los demás.



I've been breaking my back with the weight of your heart
All the words are gonna bleed from me
avatar
Biänca E. Mierzwiak
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Miér Jun 13, 2012 11:03 pm

Sus expresiones fueron muy variadas y dependían en gran parte de lo que ella le dijera. Algunas veces se limito a sonreír mirando al suelo, otras la observo con verdadera rabia y otras más se contempló las manos hechas puño apretando hasta ponerse los nudillos blancos de la presión.
La cabeza le dolía, sentía venir de nuevo le fastidiosa jaqueca y ese coraje, por dios que le nublaba todo pensamiento racional, estaba molesto, fastidiado de ella y su manera de ser siempre tan voluble y negativa. No podía ver en Baelish más que un estorbo en su camino, de idiota no lo bajaba, no le daba una oportunidad, ¡solo una oportunidad!, nadie se la daba realmente, lo juzgaban por lo que veían a simple vista sin preocuparse por lo que existía debajo. No los culpa, él se había hecho de esa reputación y había aprendido a vivir con eso.

¿De verdad quieres morir? - por que sí, ahora él tenía unas ganas infinitas de cumplirle el capricho. Tenía tantos escenarios en su mente, algunos tan crueles y otros tan violentos que no dejaba de pensar en como sería No me importa perder la maldita carrera, no me importa absolutamente nada de lo que pase - empezaba a subir la voz convirtiendo sus anteriores susurros en pronunciados gritos. Sentía la tensión en los hombros y el calor en las mejillas, el coraje seguramente le había puesto roja la cara - Mejor deberías pensarlo Biänca por que te juro que voy a ponerte una almohada en el rostro solo para sentir como te retuerces - golpeo el final de la cama con ambos puños girándose de inmediato a ver la pared. Llevó sus manos a los cabellos, quería calmarse, no podía volver a pasar esto con ella, no otra vez.

Pero ella seguía hablando, alimentando los retorcidos pensamientos del joven que vivía entre el tormento y la euforia ¿Qué lo detenía? ¡Nada lo detenía! Más tardarían las enfermeras en llamar a seguridad que él en partirle el cuello a la morena. Pero ese sería un final muy rápido, no sentiría pánico, la adrenalina no correría por el cuerpo de Baelish, no, definitivamente ese no era su ideal.
Podría abrir tu piel si tuviera un bisturí en la mano, nada me complacería más que ver la sangre escurrir por tu piel, ver el apiñonado tono que tienes convertirse en una pálida capa de piel. Poco a poco, gota por gota, soy paciente y me sentaría a mirar el espectáculo, o simplemente podría golpear una y otra vez hasta cansarme - no le hablaba directamente a ella, daba vueltas por la habitación mirando el suelo. Los tonos de voz le subían y bajaban, estaba hasta arriba de adrenalina, solo comparada con la sensación de las anfetaminas en el cuerpo - Soy paciente... lo soy... pero quiero que sufras, que tengas miedo, que antes de morir pienses en el dolor que vas a sentir - se detuvo para mirarla. Una idea había brillado en la oscuridad que era ahora su mente.

Creo que lo haré - le sonrió ladeando el rostro para mirarla. Ella lo quería y él estaba completamente fuera de si... Se acerco para quitarle de un movimiento las sábanas que cubrían su cuerpo arrojándolas al otro lado de la habitación, tomó su mano donde descansaba la jeringa del suero para quitárselo hasta en eso fue cuidadoso pues no quería rasgarle la piel con un movimiento acelerado.
Te voy a conceder tu deseo, vamos ¡Levantate Biänca! - le grito jalandola del brazo para apresurarla y arrastrarla caminando hasta la puerta Si te da igual, a mi también. Pero voy a ser bondadoso contigo, te voy a dejar mirar el más hermoso panorama antes de que te pierdas en la profunda y fría oscuridad - se detuvo en la puerta abriéndola de un golpe hasta que esta se azotó contra la pared Voy a dejar que veas las luces de la ciudad, desde lo alto. Será lo más cerca que estés del cielo - tenía esa extraño sonrisa que solo era un curva en un extremo y una mueca en el resto. La azotea, ahí la iba a llevar.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Biänca E. Mierzwiak el Jue Jun 14, 2012 12:02 am

Una parte de ella fue idiota al pensar que las cosas quedarían en eso y nada más, que él se iría y ella se quedaría sola. Pero no había pasado nada de eso, no sabían quién era ella ni con quien se encontraba ya, por que esa persona no era Rickard. Entonces se arrepintió de haber dicho todo aquello, sintió como las manos comenzaron a temblarle por lo cual las apretó en puños con fuerza. La incomodidad en el estomago permanecía ahí, molestándola y avisándole que debía de salir lo más pronto posible de la habitación. Pero como era una completa idiota no lo haría. Al ver el rostro del moreno no pudo evitar sentir nauseas. Frunció el ceño ante las imparables palabras de quien tenia al frente, apretó los labios para no decir nada más y para evitar soltar una lágrima. No lloraría por que estaba triste, las lágrimas solían salir en momentos de tensión y extrañamente no estaba aterrada como una persona normal debería de estarlo. No pensaba en nada, pero su cuerpo, este respondía a cada sonido, cada palabra y cada acción de Baelish. El cuerpo de Biänca y la mente de ésta estaban completamente separados en esos momentos.

Tragó pesado. Ella lo había conducido hasta ahí, era ella la culpable de tal reacción y no creía que hubiera nada que lo hiciera cambiar de posición, fue cuando comenzó a sentir miedo. Abrió la boca para decir algo pero ningún sonido salió de ella. Estaba seca. Habían hablado estupideces cuando se encontraba en morfina, no recordaba todo pero existían pequeños fragmentos en su mente. Y ahí estaba uno de ellos, el cual apareció en el momento menos esperado. Le había dicho que lo quería, le había dicho que lo quería no a él, pero se lo dijo a las enfermeras. El corazón se le detuvo. ¿Cómo habían llegado de estar hablando tan serenamente y riendo a esto? ¿La habría escuchado? ¿Por eso se había quedado? Eso no importaba ya, se llevó la mano para cubrir sus labios. Abrió mucho los ojos y sintió el jalón que la levantó de la cama –No –gritó sin mucho volumen intentando soltarse del agarre que la arrastraba fuera de la habitación. No podía hacer demasiado, estaba débil debido a la operación y lucharía contra un hombre. No había nadie cerca. Con todo el ruido que estaban haciendo ¿Cómo no se encontraba nadie en esa planta?

Unas cuantas lágrimas salieron de sus ojos mojando sus mejillas. Nunca había llorado frente a nadie. Mucho menos frente a él. Se mordió el labio inferior y no quiso mirarlo a la cara. Sentía su corazón latir a mil por hora, el pulso lo escuchaba en sus oídos y era como si entrara en momentos de letargo –Gracias –fue lo único que respondió, sin sarcasmos, ni cinismos, ni veneno. Ella nunca hubiera hecho lo mismo, no podía obligarse a lastimar a la persona que quería. Pero si lo has hecho muchas veces. Pensó su cerebro, como si fuera una entidad completamente fuera de Biänca. Cuando los dejas y los sacas a empujones de tu vida.Claro que los lastimas y te importa un reverendo cacahuate lo que les suceda. Por qué eres una egoísta y no quieres sufrir tú, así que los haces sufrir a ellos, cuando en realidad no lo merecen. Pero aún así eran esas personas por quienes recibiría un millón de balas, aunque nunca pensó que una de ellas fuera quien se encontrara sosteniendo el arma.



I've been breaking my back with the weight of your heart
All the words are gonna bleed from me
avatar
Biänca E. Mierzwiak
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Jue Jun 14, 2012 1:05 am

Al salir al pasillo no se encontraron con ninguna enfermera, ni un solo camillero o celador que estuviera de guardia. Ya era mucho para que no escucharan el alboroto que habían armado hace unos momentos, parecía que Rickard tenía todo a su favor para llevar a cabo su plan. Por que sí, lo que sucedía en su mente ya no era solo idea, en segundos se había vuelto un plan con principio, desarrollo y final, un glorioso final.
Un empujón es todo lo que necesitaba y después solo verla caer al vacío con su claro y ondeante camisón, tal vez jugaría acercándola al borde, la sostendría colgándola de los pies ¿Podría sostenerla? Esa era la pregunta. Tal vez, sino de todas formas iba a caer.

Con esos pensamientos la tomó del brazo para arrastrarla a paso rápido a los elevadores, no se detuvo a pensar que estaba recién operada y que las puntadas podían reventarse, no llegaría ni al sexto piso si eso sucedía, antes se desangraría en el elevador y solo tendría un cuerpo inerte y unos zapatos empapados de sangre. Eso lo hizo bajar el ritmo de sus pasos un poco, tampoco quería llamar la atención, no estaba en sus planes ser detenido antes de, aunque una enfermera tampoco crearía un gran cargo en su consciencia. Si estaba dispuesto a matar a una persona, ¿Por que no dos y tomar experiencia?

Deja de lloriquear - le exigió presionándose el tabique de la nariz sin dejar de sostenerla por el brazo, siempre hacía eso cuando estaba preocupado o pensativo, era una manera de aclararse, pero ¿Acaso eso funcionaba ahora? Ya había perdido toda la lucidez, no había nada en que pensar No dijiste que querías morir, que me dabas el permiso - se burlo a pesar de que sus mejillas estaban húmedas y su rostro no mostraba ningún rastro de sarcasmo, había llevado su juego a los extremos, ella no midió sus palabras y Rickard no contuvo sus acciones Eres la única culpable de esto. Yo solo soy... - las puertas se abrieron por fin acabando con el suspenso La persona que te empuje hacia tus anhelos - como ejemplo a sus palabras la empujo dentro del ascensor, afortunadamente no era de aquellos que tenían música de ambiente o eso iba a terminar volviéndolo loco, si es que se podía llegar a un grado mayor.

Recargado en la puerta metálica espero a que los números avanzarán hasta llegar a su destino. Se mantenía cruzado de brazos mirándola. Con obsesión recorrió con su mirada cada surco que causaba una arruga en su rostro, producto de las sensaciones o sentimientos que ella estaba viviendo, no lograba identificarlas a pesar de que quería, quería "ver" lo que sentía.
Las lágrimas secas dejaron huella en sus mejillas, Baelish las observo y se acerco para rozar las mismas con su pulgar. Entreabrió los labios para decir algo pero no hizo más que humedecerlos y volver a centrar su atención, esta vez en sus ojos. ¡Cómo puedes hacerle esto a ella! Es tan bella pensó tras un suspiro. Sí que lo era, no era la primera vez que lo notaba, había visto con detenimiento su sonrisa, sus cabellos enmarcándole el rostro.
Pero es tan maldita le recordó aquella parte de su cerebro donde se alojaba la ira y el coraje que ella producía en él. Entonces retiro la mano solo unos centímetros de su piel, sus cejas se fruncieron debido al cambio interno, sus pensamientos se estaban volviendo en su contra.

Tú...
- se acerco más para sostenerla completamente de las mejillas. La miraba con firmeza, directo a los ojos Sacas lo mejor y lo peor de mí - definitivamente Baelish había perdido la razón en algún momento de su vida que no lograba identificar. De haber estado gritando ahora le hablaba en susurros acariciándole con ternura el rostro Es por eso que no puedo permitirme estar cerca de ti, a pesar de lo que sienta. Aunque sienta la opresión en el pecho cada vez que te veo... Yo también te quiero Biänca - no sabía si ella recordaría aquel breve y al parecer sincero momento cuando iba rumbo a la sala de operaciones, pero él si lo recordaba Ya no puedo estar cerca tuyo... o de verdad te voy a hacer daño - aunque lo quisiera debía de dejarla ir. No debió rogarle aquel día en el apartamento, era lo mejor dejarla ir en lugar de exponerla a alguien como él.

El ding del elevador les anuncio la llegada al último piso, pero ninguno se movió.
Una última vez, lo prometo se dijo mentalmente acercando su rostro al de ella, con suavidad dejó un suave beso en sus labios, eso lo hizo sonreír, lo único que se podía llevar de ella. Entonces la soltó y salio por las puertas aun abiertas. No iba a cambiar su vida, sería arrancar gran parte de su personalidad, pero si iba a alejarse por completo de ella, la única persona a la que no debía hacerle daño.
Espero afuera, a que las puertas se cerrarán y el elevador bajará de nuevo. Necesitaba calmarse y pensar en lo que haría mañana.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Congratulations on the mess you made of things - Mierzwiak -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.