Be somebody - Emma -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Be somebody - Emma -

Mensaje por Rickard A. Baelish el Miér Jun 27, 2012 1:35 am

Y ahí estaba él. Con la cola entre las patas como solía decirse coloquialmente. De inmediato se había dirigido a la oficina del director donde se anunció con su secretaría, vaya que lo hicieron esperar, una hora tuvo que estar en la cafetería esperando a que lo llamarán. Winngham se dio el lujo de casi verlo comerse la uñas por la desesperación, la paciencia no era precisamente su cualidad. Y cuando por fin paso lo predicho por el castaño se hizo realidad, una bomba de sarcasmo y reclamos salieron de la boca de aquel hombre que amenazaba... no, no era una amenaza, le estaba informando solamente lo que iba a hacerle. Sacarlo de todo programa, ponerle el pie cuando intentara entrar a algún otro hospital, vaya que ni siquiera iba a poder ser veterinario. En parte Baelish iba preparado para eso, sabía que le negarían la entrada pues ya llevaba varias cosas acumuladas.

Ok - fue todo lo que contesto poniéndose de pie muy digno a punto de darse vuelta y abrir la puerta para salir. Pero aquel hombre tenía algo más en mente, un plan maquiavelico y cruel donde lo pondría a prueba. Iba a regresar, con una serie de condiciones, trabajo extra y no días de descanso. Quería verlo explotar seguramente, arrastrase a su casa cargado de cansancio solo para regresar temprano al otro día. Le ofrecía eso o la expulsión inmediata.
De haberlo pensado bien se hubiera negado, pero su orgullo, su maldito orgullo y el ego profesional le hicieron aceptar.

Le pediré a la secretaría mi gafete - esta vez lo dejo llegar a la puerta y abrirla por supuesto. Ahí fue cuando le dijo que ese plástico estaba en manos de otra persona. Esperaba que fuera Whent, el rubio siempre se había portado muy bien con Baelish, sin contar que era el cirujano de neuro y por sus trabajo juntos lo conocía, era tan humano el hombre que no iba a darle un sermón, no como el que Winngham ya le había soltado.
Ajá, tus sueños a la basura. No era precisamente un doctor quien lo tenía, sino una médico.
Emma Gschmeusser, la cirujana de cardiología. Genial. Algunas veces se había paseado por ese piso, había tenido una paciente o mejor dicho, tenía una paciente en esa área, pero jamás había cruzado palabra con ella salvo quizás un buenos días doctora.

Ni hablar. Ahí estaba el castaño subiendo por el elevador y preguntando con las enfermeras si la doctora tardaría mucho. La respuesta fue simple: Esta en quirófano. Sabía lo que eso significaba, horas más complicaciones igual a mejor te sientas y esperas a que ella aparezca. Y así lo hizo, espero sentado en una de las camillas del corredor, teniendo la vista fija en la pizarra, cuando ella saliera debía de ir a borrar y checar sus próximas intervenciones.
Tras dos o tres horas, realmente perdió la cuenta, la mujer apareció. Se levanto de inmediato para situarse a un costado de ella con la mirada al frente de aquella garabateada pizarra blanca.
Buen día doctora Gschmeusser - saludo sin sonreír, no lo consideraba necesario Necesito hablar con usted ¿Me puede conceder unos minutos? - esta vez la miro esperando obtener un si por respuesta.


Please, make me better
BURN THE STREET. BURN THE CARS
avatar
Rickard A. Baelish
Residentes de 1er año
Residentes de 1er año


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.