Clinical Faces

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Clinical Faces

Mensaje por Lincoln R. Dredd el Miér Jun 27, 2012 7:19 am

Clinical Faces
Rebuscó con la mirada, en la cafetería, algún rostro clínico que le pareciese, tan sólo por asomo, familiar, considerando en esa sensación una excusa sensata para iniciar una conversa, que tal vez le ayudaría, quién sabe, a resolver las aún grandes interrogantes en su actual reportaje -siempre ejecutado de a uno- acerca del último caso de negligencia médica registrado, hacía un par de semanas, en que un grupo cirujano dejó dentro de uno de sus pacientes una ínfima porción de gasa, la que desencadenó una infección que casi cobra la vida al afectado. Por supuesto ya tenía la entrevista con éste último, pero aún estaba pendiente la palabrería del personal médico, y para ello, pensaba, tendría que usar su encanto oculto.

Quienes le veían, suponían su oficio, y claro, cargaba una pequeña y moderna grabadora, una libreta, su teléfono, todo en una mano, y como permiso especial, un collarín con su identificación plastificada. Que ponía en el enunciado principal: "Prensa Seria". Le hacía gracia esa denominación, mas era necesaria, no faltaban nunca los infiltrados, que sólo deseaban causar revuelo, en lugar de encontrar el trasfondo de las cosas.

Vestía un ligero suéter azul marino, que evidenciaba, por su cuello en V, una camiseta igual de liviana debajo, blanca. Su pantalón era de mezclilla grisácea, y sus zapatos, formales, afilados y bastante estilizados -de muy buen gusto-, completaban el aspecto laboral de Lincoln, que llamaba más la atención por lo agradable de su ser, que por sus intenciones.

Y allí la vio, mientras acomodaba el bolso negro en su hombro, que colgaba suave, pues la computadora Mac apenas le pedía esfuerzo; la mujer que podría darle alguna clase de información, si es que cabía dentro de sus parámetros al momento de interrogarla. Al menos, creía, ella podría llevarlo a algún punto más claro, o mejor dicho, a un objetivo humano menos venturoso, que no le significase tiempo de redacción robado por tiempo de acción.

Se le acercó confiado, con porte de caballero noble al andar. Ni al hablarle perdió ese tono, con aterciopelada, y a su vez profunda, voz, cargada de la dulzura del acento francés, que no podía retener, y de las pausas ahogadas de lo británico.

- Disculpe -Era ciertamente encantador, con esa tranquilidad eterna y la aura de madurez masculina que pocos poseían y que él ostentaba sin intención.- Señorita, ¿Podría preguntarle algunas cosas relevantes para mi investigación? -Mostró, tomándola desde lo alto, la identificación, que enseguida revelaría muchas motivaciones para entablar una charla con la chica, que supo, por la tarjeta más elaborada en su pecho, era residente, y se llamaba Anya.



I'm the journalist of your life,
Lincoln Rohann
Dredd Lexus
avatar
Lincoln R. Dredd
Ciudadanos
Ciudadanos


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Clinical Faces

Mensaje por Anya S. Baratheon el Jue Jun 28, 2012 5:08 pm

El último eslabón de la cadena trófica en el hospital, eso es lo que era ella. Quien se quedaba en silencio mientras los residentes de mayor grado contestaban a las preguntas de los médicos de guardia. La pelinegra podría responder fácilmente, no tenía miedo de hacerlo y estaba segura de que su respuesta estaría bien. Pero nadie la escucharía. Así que se dedicaría a observar y escuchar mientras se paraba detrás de sus compañeros. La explicación de su residente estaba mal, la anemia del paciente no era debido a la deficiencia de hierro en la sangre –Es una anemia megaloblástica –soltó al aire muy por lo bajo esperando que alguien entendiera. Unos cuantos rostros de giraron para observarla, entre ellos estaba el médico de guardia –no es ferropénica, sino megaloblástica –se encogió levemente de hombros esperando a que los ojos dejaran de juzgarla. Su residente en jefe le dirigió la palabra preguntándole las causas de la afección y como había dado con ella –El paciente es alcohólico, y tiene todos los síntomas de una anemia más sin embargo, al hacer la biometría hemática se observó que había una deficiencia de vitamina B12 –se encogió levemente de hombros y soltó un quedo suspiro.

Las rondas siguieron como siempre, nunca cambiaban en realidad y eso le agradaba. Sabía lo que esperaba y eso era como un respiro. Amaba la medicina, y debía ser fuerte, lo era pues había vivido muchas cosas pero Anya no era una persona fría, era fiel a sus emociones, y estando en un hospital todo podía convertirse en un problema, volviendo a los más débiles en un manojo de nervios. Pero ser humano era también necesario. Durante su tiempo libre se dirigió hacia la cafetería.

El lugar no estaba repleto de personas, lo cual agradeció pero no veía por ningún lado una mesa desocupada. Con el cabello negro recogido en una cola de caballo y las mangas grises arremangadas caminó hasta la barra para comprar solamente un café acompañado de una bolsa de papas fritas. Sus compañeros reían sentados en una de las mesas más alejadas del lugar, se debatió entre sentarse o no junto con ellos. Lo haría, le agradaban bastante y prefería estar acompañada de los suyos. Le dio un corto trago a su café el cual terminó quemándole la lengua.

Se giró cuando escuchó alguien hablarle. Lo observó por unos segundos sin contestar a su pregunta. Asintió levemente con la cabeza, siempre tenía tiempo para los demás. Si podía ayudar en algo lo haría –Por supuesto que sí –respondió esbozando una sonrisa –¿En que puedo ayudarte? –preguntó interesada. Aún tenía mucho tiempo libre, si no había una emergencia.


Weep! Little Lion Man
TAKE ALL THE COURAGE YOU HAVE LEFT, WASTE IT ON FIXING ALL THE PROBLEMS THAT YOU MADE IN YOUR OWN HEAD.

Volver arriba Ir abajo

Re: Clinical Faces

Mensaje por Lincoln R. Dredd el Jue Jun 28, 2012 8:00 pm

Por alguna razón el corazón se le alivianó cuando ella, la joven, se mostró tan afable y simple al responderle, más acostumbrado a las expresiones dudosas y llenas de cuestionamientos hacia él mismo. Como embobado, la miró a los ojos, simplemente admirado de lo ya mencionado. Es que era algo sorprendente que en el mundo, en su mundo, aún pudiese aparecer gente educada.

Por un segundo creyó que lo mejor sería dejar las preguntas que iba a hacer, en nada, mas, profesional, no se dejó influenciar por sus sentimientos, y se atrevió a asentir, porque sí, dando inicio al interrogatorio.

Hace pocos días… –Hizo una pausa para dejar pasar a una mujer que lloraba, vaya a saber él porqué, y que llevaba entre sus trémulas manos una taza de té.– … Hace pocos días hubo un paciente, en este hospital, que tuvo una infección interna, por acumulación de fluidos, desatada porque un cirujano no removió toda la gasa usada para la limpieza –Su fluidez para hablar denotaban la facilidad lingüística que poseía con el inglés, incluso si arrastraba, por su acento, algunas consonantes menores.– No soy de la prensa amarillista, es una investigación privada, sólo la publicaré después de evaluarla –Añadió al final de su explicación, cuando no quería espantarla al hacerle creer que buscar dejar mal al hospital. En realidad, tal vez ni nombres ocuparía, esas cosas siempre quedaban en sus carpetas –de las que tenía cientos–, porque la polémica era lo último que quería. Sus artículos no eran buenos por el revuelo que provocaban, si no que la pulcritud, la información redactada a modo de ensayo insuperable, no hacía falta adornar la realidad cuando lo que escribía era interesante por sí solo.

En base a su experiencia, señorita Baratheon –Y destacó aquello por ver su identificación de Residente, más allá de las ganas nulas que podría tener de indagar en la turgencia leve de sus senos, primero profesional y después galán. – ¿Por qué crees usted que un Médico puede cometer un error así, más allá de lo que su humanidad le permita? –No juzgaba con sus palabras, era lo que menos intentaba, sensato a cabalidad, él no era cirujano ni pretendía serlo, antes, quizás, pero hoy, sólo estaba allí para entender al mundo, y para mostrarlo al mismo.

Creo que mejor nos sentamos –Señaló con su libreta una mesa que recién quedaba vacía, aunque algo sucia, se encargó de eso con un leve empujón de su antebrazo a las migajas de algún pastel que podría habérsele antojado de no estar trabajando.

Los irises azules del joven hombre volvieron a ella, apretando a la vez, el botón de su grabadora.– No le molesta si grabo esto, ¿O prefiere que tome nota? –Su dedo se mantuvo allí, listo para volver a presionar la tecla roja del aparato.

Él sabía bien que la tranquilidad, la amabilidad y el respeto, podían hacer una entrevista mucho más fácil de llevar para quién era sometido a esta, y por suerte, esas cualidades las ostentaba sin necesidad de fingir.

De esa forma paciente, sólo bajó la vista para anotar, con una caligrafía equiparable a la de Dalí, el nombre de la mujer frente a él. Tantos años escribiendo con parsimonia, a diferencia de la profesión que ella ejercía, le habían enseñado, sin duda, lo valioso de cada trazo, y lo significativo de los mismos.

A sus espaldas, un grupo de médicos jóvenes reía, con cierto disimulo, la mujer tras el mesón de la cafetería hablaba por teléfono, y un hombre anciano barría el suelo con premura, aparentemente, su turno estaba por terminar. Detalles que de alguna manera nutrirían su reporte, aunque fuese en cosas que sólo él vería.


I'm the journalist of your life,
Lincoln Rohann
Dredd Lexus
avatar
Lincoln R. Dredd
Ciudadanos
Ciudadanos


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Clinical Faces

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.